Personas sin hogar, la soledad que «más duele» en Navidad


Alejandra GonzálezAlejandra González
@agdiosdado1
Seguir

MadridActualizado:

Más de 500 personas duermen en las calles de Madrid, según los últimos datos del Ayuntamiento de la ciudad. El total asciende a 2.217 si se contabiliza a los que pernoctan en pisos y centros o los que se han asentado en algún lugar. Con la única compañía de un saco de dormir, cartones y poca ropa de abrigo, sobreviven a diario, protagonizando escenas que parecen incrementarse en épocas concretas del año, como durante la Navidad.

La otra cara de las cenas familiares, los reencuentros y las mesas llenas de comida la componen estos «sin techo» o las personas con escasos recursos que no pueden permitirse un poco de jamón estos días.

Son numerosas las asociaciones u organizaciones, como Cáritas o Manos Unidas, que, día tras día, tratan de aportar un «granito de arena» a la causa, con donaciones de ropa, alimentos e, incluso, monetarias. «Tratamos de celebrar con ellos la vida, dentro de sus dificultades», afirma Javier Hernando, secretario general de Cáritas Madrid, a la vez que enumera las personas que podrán tomar un caldo caliente la noche del 24 de diciembre.

Dicho de otra forma, 300 personas que duermen a diario en la calle recibirán mañana un menú para consumir, quedando a elección de cada uno si quieren aceptarlo. No siempre dicen que sí, «quizás porque no quieran tomarlo o por los motivos que ellos tengan», continúa. Aún sin saber qué conllevará dicha cena, todos los años no suele faltar un caldo caliente, bebidas, pan con fiambre y algún dulce para el postre.

Entrega del menú de Nochebuena del pasado año
Entrega del menú de Nochebuena del pasado año-ABC

Son universitarios, que se ofrecen voluntarios, los encargados de recorrer las calles de la capital en busca de estas personas, ofreciendo una ayuda que no soluciona nada pero ayuda a pasar la noche de una forma más amena.

También, en parroquias de la capital española se llevan a cabo cenas solidarias, «donde invitamos a familias que tienen dificultades para sobrevivir en el día a día», apunta Hernando.

Desde Manos Unidas, por su parte, afirman que «un tercio de nuestros alimentos acaban en la basura, mientras 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo». En base a ello, lleva a cabo la campaña para concienciar sobre la pérdida de comida en estas fechas, para sensibilizar a favor de los que «más lo necesitan».

«Un extra navideño»

Toda época del año tiene sus alimentos estrellas, aquellos típicos de una estación o de un mes en concreto. En Navidad, podría resumirse en turrones, roscones y, fuera de la alimentación, en regalos. Ya sea por amigos invisibles, Papa Noel o, por el día más especial, el 6 de enero con los Reyes Magos. Estos últimos suelen poseer un fuerte valor económico, imposible de alcanzar para muchas personas sin hogar o con bajo recursos.

«Son muchas las familias que aportan juguetes para aquellos niños que no puedan recibir ninguno en Reyes», informa Hernando. También, gracias a las aportaciones, pueden incluir «alimentos extra» en las bolsas de comida que proporcionan: turrones, roscón de reyes, un poco de jamón ibérico o cestas de regalos canalizadas para que lleguen a diferentes centros de exclusión social. «Los alimentos se organizan en función de las necesidades de cada zona, pero siempre tratamos de dar un pequeño plus que pueda alegrar un poco en estos días», concluye.



Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.