Carlos Alejandro Alfaro Moreno, de 55 años, se inició en Platense, fue campeón con Independiente, jugó en España y México y terminó su carrera en Ecuador, donde llegó a ser presidente del Barcelona de Guayaquil. Una historia singular para quien fuera un jugador de mucho suceso en los años ochenta.

El suyo es un caso extraño. Presidente de un club grande de Ecuador siendo argentino. Se conoce el caso de Jorge Valdano, que llegó a ser el director deportivo del Real Madrid, pero no creo que haya muchos casos de un presidente argentino de un club extranjero.

— Aclaro que si llegué a ser el presidente del Barcelona es porque me naturalicé ecuatoriano, porque mi esposa y mis hijos lo son. De lo contrario, habría sido imposible porque el estatuto del club no lo permite. Todo esto fue siempre después de haber jugado en el club, y siempre ocupando un cupo de extranjero. En estos días se cumplen 26 años de mi llegada a vivir aquí.

De todos modos, es un gran mérito haber llegado a presidente siendo antes jugador. No es para cualquiera…

— No sé si es un mérito pero sí logré una afinidad muy importante con el hincha y si hubo una virtud de mi parte, es haber tomado siempre decisiones correctas: jugar como extranjero, retirarme a tiempo, cuando todos querían que siguiera jugando.

Aún así, ¿cuál es la clave para llegar tan lejos?

— Me preparé. Estudié Administración de Empresas en la Universidad de Morón (soy de Castelar y sigo teniendo a mi familia allí), luego cursé Tecnología Deportiva en la Universidad de Guayaquil y más adelante, licenciatura en Comunicación cuando dejé de jugar en 2002 y trabajé 17 años en noticieros, programas deportivos, en TV y en radio. Creo que eso me permitió mantener una imagen viva, fresca y de gran comunicación con la gente. Me apasiona la dirigencia deportiva, al punto que una vez que me retiré, también trabajé en un proyecto de escuelas de fútbol por todo el país.

¿Y dónde queda hoy aquella etapa de jugador? ¿Qué cosas le aportó para su misión de dirigente?

— Yo guardo la etapa de jugador en mi corazón, pero también la de comunicador.

Y desde su actual lugar de dirigente de un importante club sudamericano, ¿cómo se observa al fútbol de este continente?

— Hemos retrocedido respecto de Europa y las distancias quedaron expuestas durante los últimos Mundiales. Seguimos siendo la cantera que exporta jugadores a Europa pero las diferencias nacen desde la situación económica y todos nuestros movimientos son en círculos que dan vuelta y los grandes jugadores emigran y cada vez más jóvenes. La distancia es abismal en este aspecto. Le doy un ejemplo: ya en la final de la Supercopa de 1989 ante Boca, el entonces presidente de Independiente, donde yo jugaba, me dijo “Alfarito, hoy te vienen a ver del Real Madrid”, aunque terminaron llevándose a Juan Esnaider, que era mucho más joven. Esto es así desde hace mucho tiempo. Hoy, mi hijo tiene pasaporte portugués, por mi madre, y ya lleva un año jugando en España. Las distancias se van profundizando.

Se van mucho antes…

— Es que hay muchas más oportunidades por la globalización y expansión del fútbol. Yo me fui al Espanyol de Barcelona con 200 goles convertidos y tras haber participado en una Copa América y un Juego Olímpico. Era distinto a estos tiempos. Hoy, la búsqueda de identidad y de pertenencia es muy compleja.

¿Cómo se puede trabajar hoy en eso?

— Es muy difícil. Tengo la suerte de ser muy amigo de Ricardo Bochini, de quien fui compañero en Independiente y campeón en 1989 y cuando voy para Buenos Aires nos solemos ver hasta el día de hoy y me pregunto cuánto valdría hoy el “Bocha”, y jugó veinte años en el mismo club, pero las cosas fueron cambiando con el tiempo. Recuerdo una nota que nos hizo El Gráfico. Nos juntó a Bochini conmigo, Daniel Bertoni y Jorge Burruchaga, y era sobre los que se beneficiaron de los pases de Bochini. Hoy, no sé si hubiera podido aguantar. Tal vez nos podemos ver reflejados en lo que le pasó a Sergio Agüero, al que los hinchas de Independiente pudieron disfrutar muy poco.

¿Cómo anda el fútbol ecuatoriano?

— Sigue creciendo. Cuando yo llegué a vivir en febrero de 1994, había un solo jugador de referencia en el exterior, uno de los mejores de todos los tiempos en el país, Alex Aguinaga. Hoy hay 30, 50, 100 jugadores fuera del país. Un chico como Leonardo Campana, salido de la academia, integrante del seleccionado Sub 20 que fue tercero en el Mundial de Polonia en 2019, firmó por el Wolverhampton de la Premier League inglesa, con 19 años. Es un trabajo en conjunto, que puso a los juveniles en la vidriera, pero también con referentes como Antonio Valencia, que llegó a ser el capitán del Manchester United y hoy participa del torneo ecuatoriano jugando para Liga Deportiva de Quito. Desde hace un año tenemos la Liga Pro, independiente de la Federación Ecuatoriana (FEF) y el sueño de codearse con los mejores del continente ya no está tan lejos.

¿Y la selección? Será justamente el primer rival de la argentina camino al Mundial 2022 y ya en el debut para Rusia 2018 sorprendió ganando en el Monumental.

— Estamos en una etapa de un importante recambio luego de no haber ido al Mundial de Rusia 2018 tras años de ser asiduos concurrentes a los torneos, cosa que antes no ocurría. Ahora llegó un catalán, Jordi Cruyff, el hijo de Johan, que trae un estilo estético interesante.

El fútbol sudamericano tiene ahora el problema del cierre de los europeos, que organizan torneos en los que juegan ellos mismos, como la Liga de las Naciones, la Eurocopa, y ya hay menos chances de cotejar en amistosos. ¿Cómo lleva esto el fútbol ecuatoriano?

— Para nosotros, cualquier cosa que nos vincule al fútbol europeo, a tomar nuevas experiencias, nos sirve. Hemos hecho vínculos con el Manchester City, y todo lo que sea intercambiar, nos jerarquiza. No sólo a nosotros sino a todo el fútbol del continente. También fuimos invitados a recorrer La Masía del Barcelona en diciembre por la buena relación que tengo con los dirigentes del club, Ramón Blanes y el ex jugador Josep Mari Bakero.

Como jugador, usted marcó etapas muy importantes desde sus inicios en Platense.

— Todos los días doy gracias a Dios por haber jugado en Platense, donde pasé momentos muy lindos, y en Independiente, un club maravilloso en el que salí campeón con un gran equipo, aunque también perdimos aquella final de la Supercopa ante Boca, por penales, en 1989, pero pude volver al club al regresar de España y volví a salir campeón con Miguel Brindisi de entrenador y compañeros como Daniel Garnero, Ricardo Gareca, Pablo Rotchen, y estábamos muy identificados con el hincha.

Eso lo proyectó a la selección argentina…

— Tuve la suerte de haber jugado con Diego Maradona entre 1988 y 1990, en tiempos de Carlos Bilardo, y luego entré en las primeras convocatorias de Alfio Basile.

Qué experiencia debe haber sido compartir equipo con Maradona

— Tremendo. Recuerdo siempre el intento de sacarnos fotos con él. Yo formaba parte del grupo de los “pibes” que llegábamos para renovar el plantel de los campeones del mundo junto con Diego Simeone, José Basualdo, Roberto Sensini, Pedro Troglio y Claudio Caniggia. A Diego lo veíamos por la TV y lo esperábamos ansiosos, y resulta que llegaba y se sentaba con nosotros, en nuestra mesa, y así se rompía el hielo. Siempre me llamó la atención su hambre de gloria. Siendo quien era ya, se infiltraba la espalda, el tobillo, con tal de ponerse la camiseta argentina. Era un orgullo para nosotros, un ejemplo.

Volviendo a Platense, a sus orígenes, usted fue el primer jugador que en los festejos de un gol se sacó la camiseta.

— Es que me volví loco, ni lo pensé. Fue en el desempate ante Temperley para salvarse del descenso, en la cancha de Huracán, y nosotros en Platense estábamos siempre en la cornisa y nos terminábamos salvando en el último suspiro. Aquella vez, en 1987, nosotros llegamos a la última fecha necesitando ganar. Perdíamos 2-0 con River en el Monumental y lo dimos vuelta y lo terminamos ganando 3-2 con un triplete del Pampa Miguel Angel Gambier, y eso nos permitió ir a un desempate contra Temperley y lo que usted cuenta sucedió con el segundo gol y tras los festejos, Ricardo Calabria me expulsó. Después, lloré mucho en el vestuario, de la emoción. Platense era un equipo con carácter, luchador, que conseguía milagros con tal de permanecer en Primera. Es un club que me forjó y es al día de hoy que sigo aquella idea de “perseverar en la fe”. Soy muy cristiano, practicante.

Luego de Independiente, tuvo un paso por el Espanyol de Barcelona, en el fútbol europeo.

— Sí, en ese momento era un sueño cumplido. Pensaba que la iba a romper y que en pocos meses estaría en el Real Madrid, en el Atlético o en el Barcelona, pero no me fue como esperaba. Yo solía adaptarme a todos los equipos, en cualquier contexto, pero allí, las cosas no me salieron. Me tocaron directores técnicos como Javier Clemente o Ljubomir Petrovic y no me fue sencillo, pero fue una linda experiencia personal, hice muchos amigos allí, a algunos de los cuales sigo visitando cuando viajo, y siempre se pueden sacar cosas positivas.

Volviendo a su actual etapa de dirigente, ¿cuáles son los principales objetivos con el Barcelona?

— Nosotros tenemos objetivos a cuatro años como administración. Ahora tenemos que ganar un campeonato, el financiero, porque tenemos un déficit importante, y lo vamos a lograr, y después, siempre con los pies en la tierra, tenemos que ir a la búsqueda de lo que nos falta, un título internacional.

Usted que jugó en la selección argentina en tiempos de títulos, ¿qué cree que le falta?

— Argentina es una cantera inagotable y el problema es sostener un proyecto. Si nos pasamos cambiando y arrancamos siempre de nuevo, es complicado. Estamos en una élite con Brasil, Italia y Alemania entre los mejores del mundo. Por ejemplo, todos fuimos hinchas de la Selección en Brasil 2014, cuando estuvo tan cerca, con un extraordinario entrenador como Alejandro Sabella y siempre soñamos con recuperar el título, pero hay que trabajar mucho.

¿Está de acuerdo con la designación de Lionel Scaloni?

— Me sorprendió, pero no acostumbro a hablar a la distancia porque no me parece coherente, pero creo que en esta época, el director técnico es más seleccionador que nunca porque no hay mucho tiempo para trabajar en cada convocatoria y creo que entonces el secreto está en el compromiso.

Usted tuvo a Bilardo como DT.

— Así es, y esa Selección, en general, me permitió crecer en lo personal. Fui goleador en los Juegos Olímpicos de Seúl y el cuerpo técnico estaba en cada detalle. Aprendí que no hay que poner excusas y ponerse a trabajar.

Debe tener mil anécdotas…

— Ufff… Sí… Bilardo aconsejaba a nuestras esposas cómo hacer el amor para no cansarnos, ensayábamos los festejos en los goles. Les decía a mis compañeros que como yo tenía tendencia a ir hacia los ángulos de córner, que nadie me viniera a saludar para no desgastarse.

Hablando de festejos, usted hizo también el avioncito, como Pascualito Sebastián Rambert…

— Sí, pero él estaba en el banco. El primero que hizo el avioncito fui yo, ¿eh?



FUENTETÉRMINOS DE USO Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.