El confinamiento y el cambio en el estilo de vida afecta emocionalmente a niñas y niños de acuerdo con la especialista (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)
El confinamiento y el cambio en el estilo de vida afecta emocionalmente a niñas y niños de acuerdo con la especialista (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)

A más de siete meses de confirmarse el primer caso de COVID-19 en México, las medidas para evitar su contagio han modificado en gran medida las actividades cotidianas. El confinamiento, por ejemplo, se ha vuelto una condición obligada para disminuir la propagación, sin embargo, el tiempo por el que se ha prolongado, así como las actividades que han tenido que realizarse, por fuerza, desde el hogar, han ocasionado diversos trastornos en niñas y niños. Así lo asegura la Dra. Cristina Curiel.

Las consecuencias del encierro prolongado que ha experimentado la población infantil podrían manifestarse a través de alteraciones alimenticias, de humor y de sueño. Esas conductas se deben a la incapacidad de control emocional de este sector y son un reflejo del intento por recuperar las actividades y rutinas que se perdieron por consecuencia de la crisis sanitaria. Por ejemplo, ir a la escuela.

La académica del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana comparó la situación ocasionada por la pandemia de COVID-19 con una guerra. En ambas circunstancias el ritmo y estilo de vida habitual se interrumpe abruptamente y muy difícilmente podrá volver a la normalidad. Por ello se debe prestar especial atención a las niñas y niños para que puedan lograr el manejo de sus emociones.

La especialista recomienda a los padres y personas a cargo del cuidado de niñas y niños dejarles expresar sus sentimientos y emociones (FOTO: REUTERS / Carlos Jasso)
La especialista recomienda a los padres y personas a cargo del cuidado de niñas y niños dejarles expresar sus sentimientos y emociones (FOTO: REUTERS / Carlos Jasso)

En ese sentido, el papel de los padres, o las personas a cargo del cuidado de los menores, se vuelve relevante. La especialista asegura que las emociones vividas por los infantes durante la cuarentena son determinadas por sus padres. Es decir, que las decisiones y conductas que los adultos tomen para afrontar los problemas serán adoptadas e imitadas. “Los infantes aprenden las emociones a través de sus padres o de las personas que los cuidan, ya que son ellos quienes dictan la pauta” explicó Curiel.

Por ello se vuelve importante validar las emociones de los infantes. Al ser un referente, aunado a sus pocas herramientas para el manejo emocional, los adultos deben prestar atención y fomentar la expresión de los sentimientos y emociones de las niñas y niños. El enojo, la agresividad, los llantos recurrentes y los berrinches también pueden ser un reflejo de días malos.

Algunas otras acciones recomendadas por la especialista para el manejo del estrés en menores son trabajar con ejercicios de respiración, así como realizar actividades como dibujos o actividades lúdicas. Realizar cambios en su habitación puede otorgar una perspectiva diferente, de igual forma se pueden programar actividades algún día de la semana, pues tener actividades por las cuales esperar resulta benéfico. El ejercicio es de suma importancia pues, además de desahogar la energía, ayuda a trabajar las emociones negativas.

Las actividades lúdicas y manuales son una buena opción para ayudar a reducir el estrés y mejorar la estabilidad emocional de niñas y niños 
 (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)
Las actividades lúdicas y manuales son una buena opción para ayudar a reducir el estrés y mejorar la estabilidad emocional de niñas y niños
(FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)

En el marco de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con más de 50 organizaciones, presentó un cuento infantil para ayudar a niños y jóvenes a enfrentar la pandemia de COVID-19. Fue escrito e ilustrado por Helen Patuck y ha sido traducido a más de 30 idiomas.

La OMS también recomienda a los padres comentar los temas respecto al nuevo coronavirus con sus hijas e hijos de manera sincera y adecuada a la edad. Controlar el tiempo que puedan pasar frente a la pantalla, ayudar al aprendizaje de los contenidos escolares y garantizar el tiempo de juego. Diversificar las actividades en casa y fomentar el contacto, por internet o teléfono, de las niñas y niños con familiares y amigos también ayuda a disminuir el estrés y conseguir su estabilidad emocional.

La Dra. Cristina Curiel enfatizó que “los niños recordará lo que sintieron en sus casas durante la cuarentena, por lo cual es importante generar una tradición familiar que permita un recuerdo benéfico”.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS

Estas son todas las actividades que puedes realizar en la CDMX con el semáforo en naranja

Estos son los signos de alerta de los padecimientos mentales provocados por el confinamiento del COVID-19

Qué es la fatiga cognitiva, potenciada por la pandemia COVID-19



FUENTETÉRMINOS DE USO Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.